Odontologia & Oseointegración
 
   
  1. Demanda por mal praxis ¿que debo hacer?
 
Durante el tratamiento de una paciente, no me percaté que la auxiliar no había dejado debidamente higienizado el salivero, quedando unas gotas de sangre del paciente anterior, en un rincón del desagüe.

La paciente me increpó hablando de los riesgos del contagio de enfermedades, y se retiró, no regresando para continuar el tratamiento.

Después de un mes me llamó su abogado diciendo que el tratamiento dental era una condición exigida por su equipo médico para intervenirla quirúrgicamente, y que debido al trauma que le ocasionó lo ocurrido, había tenido que suspender la cirugía, por no tener las condiciones requeridas de salud oral.

El abogado dijo que eso ponía en serio riesgo la salud de su representada, por lo que procedería a demandarme por mal praxis.

Claramente creo que acá están tratando de obtener beneficio económico, pues a todas luces la denuncia es totalmente exagerada.

¿Qué debo hacer?

¿Llegar a un acuerdo económico?

¿Contraatacar con abogado?

¿Esperar a ver que pasa?

Espero sugerencias.

 


 

Respuesta recibida a nuestro mail:

 
hola esta es nuestra opinion
En primer lugar la reacción de la paciente fue exagerada puesto que la sangre quedo en un rincón del desagüe no estaba en contacto directo ni con el vaso que ella iba a utilizar ni con ningún elemento quirúrgico que el odontólogo iba a manejar en la atención , además se debe tener presente que el desagüe es un área sucia de la clínica que esta destinada para tal efecto, por lo tanto la actitud que adopto la paciente fue erada puesto que los riesgos (mínimos por cierto), que existían de un contagió de una enfermedad en la situación descrita son los que normalmente se encuentran en una consulta dental aunque la sangre no sea perceptible a la vista.

Secundo, respecto el grave riesgo de salud en que se encontraría la paciente debido supuestamente a la no intervención dental, es necesario clarificar que el nexo causal entre la no intervención dental  voluntaria  de la paciente y el daño no se acredita puesto que la relacion de causalidad   directa solo es atribuible a la no intervención quirurgica, y en ultimo caso, y solo de manera indirecta, al no sometimiento voluntario de la paciente al tratamiento dental correspondiente.

Por lo tanto no se le puede atribuir a una supuesta mala praxis del odontólogo lo actuales perjuicios que esta sufriendo la paciente.

En relación a una eventual alegación del demandante sobre el trauma psicológico que se le habría  producido a la paciente  por el suceso, se debe hacer presente que de cargo de la contraparte acreditar la efectividad del trauma y en el caso de que este fuera certificado por un especialista se puede alegar en defensa del odontólogo hizo todo lo posible por explicar la inocuidad de la presencia de la sangre en el desarrollo del tratamiento dental. Además, de debe alegar que en la formación profesional del odontólogo no hay un ramo que enseñe ni psicología ni tratamiento de pacientes de difíciles.

Por todo lo expuesto, no se debe llegar a un acuerdo económico, sin embargo, parece necesario contactar la asesoría de un abogado ante la eventual presentación de una demanda en su contra.

Para un mejor análisis es necesario tener a la vista mayores antecedentes.
cordialmente
Bianca Campos y Elias Guzman